Un deseo

Comienza
como una suave y
vaga silueta.

Nace
como una sutil y
pasajera impresión

Por eso
debemos creer en ello,
protegerlo.

A pesar de que es
frágil
delicado
incierto
en su tiempo
se transformará en
fuerte
inquebrantable.

Un deseo es
distante.
Lo que está llamado a ocurrir
Siempre llega desde lejos.

(Keiko Takahashi)