Bienvenidos a mi blog

El azar ha puesto en mis manos un libro que en su momento (1995) me pasó desapercibido. Se trata del retrato –vivo, sencillo, apasionante– que la inglesa Irene Claremont, esposa de José Castillejo, hizo de su marido. Lo tituló I married a stranger (Me casé con un extraño) un expresivo título que su hija Jacinta Castillejo, que lo tradujo al español, sustituyó por Respaldada por el viento en la edición de 1995 de la editorial Castalia. El libro descubre rasgos y episodios de la vida de este hombre que pueden interesar a los seguidores de Vida Sencilla en este 2014, primer centenario de la Generación del 14, a la que perteneció.

Pocos españoles saben deJosé Castillejo (1877-1945). Su nombre suele aparecer en la letra pequeña -la que nadie lee, la que nadie explica- de los manuales de historia, vinculado a la Institución Libre de EnseñanzaVentana nueva. Y, sin embargo, él fue uno de los artífices de la que conocemos como Edad de Plata -1898-1936- de nuestra cultura desde su puesto de Secretario permanente y motor de la Junta para la Ampliación de EstudiosVentana nueva –JAE– (1907-1936). Un organismo que, bajo la presidencia de Santiago Ramón y Cajal, se propuso y consiguió sincronizar, por una vez, la cultura española con la del resto de Europa.

Y, sin embargo, él fue uno de los artífices de la que conocemos como Edad de Plata -1898-1936- de nuestra cultura desde su puesto de Secretario permanente y motor de la Junta para la Ampliación de EstudiosVentana nueva –JAE– (1907-1936). Un organismo que, bajo la presidencia de Santiago Ramón y Cajal, se propuso y consiguió sincronizar, por una vez, la cultura española con la del resto de Europa.